El primer paso que dio David Brabham para volver a poner un Brabham de nuevo en pista, fue crear el BT62 del que anunciaron la fabricación de 60 unidades. Un supercar de solo uso para circuitos, lo que se llama un Track Day Car.

Nadie dudaba que el siguiente paso sería la competición, y que David fuera quien condujera su propio coche, como antaño hizo su padre Jack Brabham.

Pero los costes de la competición son elevados y los clientes a los que vender un Track Day Car de 1,3 millones de € escasos, así que había que dar algunos pasos previos.

El primer paso que han dado en Brabham es la creación de un paquete de conversión, que añadido al Brabham BT62 le permita ser matriculado y rodar por las carreteras. Sin duda esto amplia considerablemente su mercado.

En realidad no es un paquete, son 3, uno para cada uno de los mercados en los que se comercializará el Brabham BT62, Australia, USA y Europa. El coste previsto es de alrededor de 200.000,00.- € que añadir al 1.150.000,00.- € que cuesta el Brabham BT62.

Básicamente este paquete de conversión consta de los mismo elementos en todos los mercados, que son una elevación de la carrocería sobre suelo, ampliar el giro de la dirección, incorporar aire acondicionado, cerraduras para las puertas y trabajar en lo que a comodidad interior se refiere. Todo es añadir peso a un vehículo que no llega a los 1.000 kg y que dispone de una potencia de 700 cv, es decir, poco afectará.

En Brabham han previsto que no nos agrade este paquete, por lo que se ha diseñado con la posibilidad de ser desmontado y recuperar las esencias del supercar de pista.

 

El segundo paso ha sido la búsqueda de un patrocinador que ayude a pagar las facturas. Goodyear, que ya colaboró con Brabham en la época de Jack, es el patrocinador que ha apostado por el Brabham BT62 en competición y que también suministrará los neumáticos para las unidades que monten el paquete de conversión.

Con el dinero de un patrocinador y la mejora en la perspectiva de venta, Brabham ya puede lanzarse de lleno a preparar su debut en el WEC del 2021/22, en la categoría de GT3.

La primera experiencia en competición, será el próximo mes de noviembre, concretamente los días 9 y 10 de noviembre en el circuito de Brands Hatch, en una carrera de 24 h del Britcar llamada Into The Night.

Para este debut en competición, David Brabham a requerido de los servicios de otro piloto, Will Powell. Powell es un piloto que ha participado en el desarrollo del vehículo y posee una dilatada experiencia en GT y Sportprototipos.

Si usted desea competir dentro de la estructura Brabham, adquieirendo uno de sus BT62 estarán encantados de tenerle en su seno, aportarle todo el soporte necesario y su experiencia.

 

0 Comentarios

Contesta

©2020 cochesdelmundo.com

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account